Dra. Colik

Dra. Claverie

[Home]

[Quiénes Somos]

[Contáctenos]

 
Implantes Dentales
Blanqueamiento Dental
Gingivitis
Enfermedad Periodontal
Coronas o Porcelanas
Próteis sin implantes
Prótesis removibles
Tratamiento de Ortodoncia
Piercing Dental
Tratamiento de Halitosis
Consejos
Artículos de Interés

Bruxismo:

Por el estrés y la ansiedad el rechinar de dientes ya no es sólo un problema de niños

Es muy común en los niños en edad escolar y tiende a disminuir después que erupcionan las muelas. Sin embargo, se da cada vez más entre los adultos. Y no sólo desgasta los dientes, sino que también puede causar dolores mandibulares, de cabeza y oído.

Se conoce como bruxismo al hábito de rechinar o apretar los dientes en momentos que no corresponden a la masticación de los alimentos, con especial frecuencia durante el sueño nocturno. La mayoría de los estudios reportan una incidencia entre un 5 y 20 por ciento en la población en general. Suele presentarse en los niños de entre 4 y 6 años, hasta alcanzar un pico entre los 7 y 10.

Pero también entre los adultos, entre los que el bruxismo responde más a un problema de estrés En el caso de los niños, se cree que esto se debe, en parte, a la presencia mixta de los dientes de leche y permanentes; y tiende a disminuir con la edad, después que erupcionan las muelas permanentes y los dientes incisivos. Sin embargo, puede persistir en la edad adulta.

El “rechinar” o “apretar de dientes” generalmente ocurre en grado leve en la mayoría de las personas durante el sueño; formas severas se observan en aproximadamente 0.2 por ciento de adultos y en el 0.5 a 2 por ciento de niños y personas de edad. Los registros estandard no bruxistas constataron un promedio de 260 contactos dentarios en 8 horas de sueño; mientras en los bruxistas se registraron 1200 a 12000 contactos en 8 horas de sueño.

Un informe del Orthodontic Cyber Journal asegura que “la llave en el diagnóstico no es la presencia o ausencia del hábito, sino su frecuencia, su capacidad destructiva o síntomas físicos”. Además, agrega, casi el 80% de los bruxómanos no se dan cuenta de su hábito o se sienten avergonzados por lo que no hablan del tema y no consultan.

Aunque la mayoría de los niños con bruxismo no tiene dolor ni molestias en la articulación de la mandíbula; en otros se observó dolor a la palpación de los músculos masticatorios; disfunción de la articulación de la mandíbula, dolores de cabeza recurrentes e hipersensibilidad en los dientes.

En ciertos casos, esta patología se relaciona con el desarrollo de los niños; algunos rechinan los dientes porque las piezas superiores e inferiores no se encuentran alineadas de forma adecuada. Otros lo hacen como reacción a un dolor de oídos o al dolor provocado por el brote de un nuevo diente. Además, es común en los niños hiperactivos. Los chicos que "rechinan" los dientes, generalmente dejan de hacerlo durante la adolescencia. En cambio, en los adultos, puede durar por tiempo indefinido, llegando a apretar los dientes incluso estando despiertos, durante el trabajo o en momentos de estrés.

En general, como consecuencia, explica un informe realizado por la doctora Diana Daich, de la Dirección de Salud y Asistencia Social de la UBA; esta excesiva tensión muscular sobre las articulaciones témporo-mandibulares, que son las que vinculan la mandíbula con el cráneo, además de afectar los dientes, puede provocar “dolores de cabeza, de oído, vértigos, mareos y otras molestias”.

Se desconoce qué hace que una persona rechine los dientes, pero los expertos en temas dentales señalan, como en un informe de la Clínica Mayo de EE.UU, que en adultos esa conducta podría relacionarse con la tensión, estrés, agresión o ansiedad.

Un estudio reciente destacó la correlación directa entre el bruxismo y los niveles de la tensión de la vida de la universidad, especialmente en época de exámenes. Según el Overlake Hospital Medical Center de Washington EE.UU, “Quienes tienen bruxismo a menudo también presentan otros trastornos del sueño, como apnea o ronquidos. Incluso, suelen sentirse fatigados después de una noche de sueño o experimentan dolores de cabeza por la mañana”.

Dado que este hábito en los niños desaparece espontáneamente con el crecimiento (a excepción de los pacientes con trastornos neurológicos) y con la erupción de los dientes permanentes, no está indicado ningún tratamiento. En los casos que ocasiona molestias o se detecta un desgaste de los dientes, es importante consultar con el pediatra y el odontopediatra.

En niños pequeños, los especialistas recomiendan que se evite el ejercicio extenuante y los juegos bruscos, que no vean programas de televisión violentos y darles un baño por la noche para ayudar a relajarlos, así como cambiarlos de posición mientras duermen si se detecta que están rechinando los dientes.

Con mucha frecuencia estas medidas tienden a controlar el problema. En el caso de los adultos, odontólogos u ortodoncistas sugieren en algunos casos "protectores de plástico bucales nocturnos", relajantes musculares o diversos ejercicios de relax.

Dra. Sandra Colik

 


Consultorio adultos: Av. Santa Fe 3401 - 6to "A". Tel.: 4823-6232 Buenos Aires
Consultorio niños Av. Santa Fe 3401 - 6to "A". Tel.: 156-366 7238 Buenos Aires

 
 
Actualizado: marzo 2017

Webmaster: Fernando Rettazzini